fbpx
Sábado, abril 17, 2021
FútbolFútbol Nacional

Orlando Galo: “No me considero un jugador malintencionado, nunca he pensado en lesionar a otro futbolista”

304views

Defensor del Herediano dice que trabaja día a día para ser tomado en cuenta en la Selección Mayor.

Orlando Moisés Galo Calderón, cuenta con apenas 20 años de edad, su niñez la vivió en Garabito, Jacó, sin ningún tapujo señala que su infancia fue feliz pero sin los lujos de algunos otros niños.

Sus padres son de nacionalidad nicaragüense, ambos tuvieron que trabajar muy duro para sacar adelante a Orlando y a su hermana mayor.

“Sinceramente fui un niño sumamente feliz en Puntarenas, Garabito. Mis padres nos dieron todo lo que pudieron, no fuimos una familia con dinero, tampoco hubo lujos ni nada de eso. Mis padres siempre lucharon por nosotros y lo que nos dieron se lo ganaron honradamente”, agregó Galo.

Orlando cuenta que siempre soñó con regalarle un carro a su padre, esto debido a que en su momento su papá no tenía carro y cuando logró hacerse de uno el dinero no alcanzaba para mantenerlo, el carro no estaba al día y eso era una frustración.

“Desde muy pequeño sufría porque mi papá no tenía carro y cuando consiguió uno pues el dinero no daba para mantenerlo, debía marchamos, debía RITEVE, pero él arriesgaba todo eso para llevarme a entrenar. A veces mi papá tenía que pedir carros prestados para llevarme a los entrenamientos. Gracias a Dios y al fútbol mi papá ahora tiene un carro que yo le regalé”, contó Galo.

La llegada al Club Sport Herediano se dio luego de una llamada de Jafet Soto al joven lateral. Asegura que lo que Alajuelense le ofreció en ese momento para continuar en la institución no iba acorde a lo que él tenía pensado para beneficio de su familia.

“En aquel momento yo estaba arreglando con Alajuelense, pero no eran las condiciones que quería para ayudar más a mi familia, no era beneficio personal, yo quería ayudar más a mi familia, ponerles arroz, frijoles y alguito más. Jafet se me acercó, me explicó lo que podía pasar y lo que no podía pasar y gracias a Dios tomé la mejor decisión para mi familia”, explicó el lateral.

Al dueño de la camisa #4 del Club Sport Herediano se le preguntó si se considera un jugador malintencionado, en varias oportunidades ha tenido jugadas polémicas con los adversarios y ha utilizado una fuerza desmedida.

“Yo siempre trato de ir fuerte al balón, eso nunca lo voy a negar, a veces en algún momento voy con un poco más de fuerza  de la normal al balón, pero no me veo un jugador malintencionado. Jamás me gustaría lesionar a un colega, mucho menos si es un amigo. Sé que todos los que estamos en esto del fútbol luchamos por llevar el sustento a nuestras familias y nunca buscaría hacerle un daño a otro futbolista”, agregó el futbolista.

El oriundo de Jacó enfatizó, en que trabaja diariamente para tener su gran oportunidad en la Selección Nacional, siente que de momento ha hecho bien las cosas en el Herediano, pero cree que todavía no es del gusto de Ronald González.

“Creo que son gustos del entrenador, los que están ahorita convocados tienen características que yo no tengo y eso hace que yo tenga que mejorar y trabajar más”, sostuvo Galo.

Las puertas para jugar en el extranjero se le han abierto en varias oportunidades, pero la suerte no ha querido que el explosivo lateral juegue internacionalmente.

“La verdad es que si he tenido la oportunidad, ha llegado el momento de negociar y que todo marcha bien, pero de un momento a otro desgraciadamente se cae el negocio y aquí seguimos luchando. Tuve oportunidad de irme a Canadá, a Estados Unidos y Bélgica”, comentó Orlando.

Finalmente, Orlando Galo tuvo solo palabras de agradecimiento para Jafet Soto, Gerente General del Club Sport Herediano.

“Jafet como persona me deja sin palabras, yo le agradezco a Dios por ponerlo en mi camino y por haberme dado todas las bendiciones que ha puesto sobre mi persona y mi familia. Por Jafet he alcanzado grandes cosas en mi vida”, sentenció Orlando Galo.

Gerardo Zeledón
No dudo que haya nacido con un balón de fútbol a la par. Eso siempre ha sido mi mayor pasión. Luego uní esa pasión con lo que quería ser en la vida y aquí estamos.
P