fbpx
lunes, octubre 19, 2020
FútbolFútbol Nacional

La Fuerza Pública, el Club Sport Cartaginés y el Deportivo Saprissa le cumplen el sueño a dos niños nicaragüenses

208views

Jerónimo y Gonzalo viven a 100 metros de territorio nacional en Upala.

Tres instituciones nacionales de gran prestigio se unieron para llevarles una alegría a dos hermanos de nacionalidad nicaragüense, quienes son seguidores del Deportivo Saprissa y el Club Sport Cartaginés.

El sueño cumplido es gracias a la colaboración de los oficiales de la Fuerza Pública y la Academia Nacional de Policía, quienes están destacados para patrullar el cordón fronterizo norte, específicamente en Las Delicias de Upala.

Fue en ese lugar donde los oficiales conocieron a Jerónimo y Gonzalo y entablaron una amistad con los hermanos nicaragüenses. Los oficiales compartían con los niños confites, galletas, jugos y en un momento dado conocieron que uno de ellos era aficionado al Deportivo Saprissa y el otro al Club Sport Cartaginés.

De inmediato se pusieron en contacto con ambas instituciones deportivas y los dos clubes enviaron un uniforme completo y víveres para su familia pues viven con sus padres y dos hermanos más.

“Nos llena de muchísima alegría y satisfacción poder, con estos pequeños gestos, colaborar en ese desarrollo integral y ser de motivación para un niño de una comunidad que está en una situación de vulnerabilidad”, mencionó Fanny Villalobos, directora ejecutiva de la Fundación Saprissa.

En el bando del Club Sport Cartaginés, Jeison Solano, encargado de prensa del club brumoso agregó que “vamos a estar apoyando a esta familia, todo el Club Sport Cartaginés se une para apoyar a este chico que nos infla el pecho al llevar el sentimiento del equipo. Le enviamos un abrazo y esperemos volver a la cancha para darle alegrías a este chico”.

Cabe destacar que los oficiales no solo fueron el enlace entre los clubes de fútbol si no que de su propio bolsillo compraron víveres, artículos de limpieza, pizza, refrescos y un balón de fútbol para compartir con ellos y así, con todas las medidas de salud, disfrutaron un rato y observaron la alegría de cumplirles su sueño.