fbpx
sábado, septiembre 26, 2020
Opinión

“LA CONFIANZA Y EL `VAGAZO´”

204views

“Cosas veredes, Sancho…” (“El Quijote”)

Se lee, con estupor, como “un vagazo”, con apenas licencia de conducir, juzga a funcionarios de alto nivel, sumo prestigio e intelectualidad demostrada. Y eso sucede, cuando el sindicalista de turno cree tener pleitesía. Algo que no se gana, ni por capacidad, ni mucho menos por la actividad laboral, ya que apenas logró obtener un certificado, que cuelga en la pared, de “Sobalevas”; aunque también es justo reconocerle un “Master en Ineptitud”.

Lo anterior, no es nada extraño, en un medio donde el puñal, en ocasiones, está en manos de “Trepas”, “Arribistas” y “Correveidiles”. Y claro, aquí aplica aquello de “Quien nunca tuvo bragas, hasta las costuras le producen llagas”, o “Dios, a veces, anda tan distraído que da pañuelo al que no tienen mocos”. Adagios para el/la advenedizo-a del momento, que atesora recortes de periódico, del efímero protagonismo.

Estamos inmersos en una sociedad convulsa. Recién se celebraron la Elecciones Municipales y las urnas arrojaron no pocas sorpresas. Tal parece que “el ciudadano de a pie”, a juzgar por el índice altísimo de abstencionismo, camina por senderos repletos de escepticismo y desidia, como si fuera consciente de que no hay nada que hacer”. No en vano, se perdió la confianza, sobre todo en una clase política, muy puntual y señalada, que confundió los objetivos y en lugar de llegar a servir, llega a los puestos de poder a servirse de ello, descaradamente y sin pudor, ni vergüenza alguna.

Siendo la confianza, laesperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea. Está claro que es una palabra, gesto, acción o comportamiento en alarmante desuso. Y ello se plasma en todos los ámbitos o grupos, institucionales, sociales, deportivos o económicos.

Se debe abundar en que aspectos tales como seguridad, franqueza, llaneza o lealtad versus transparencia, adquiere registros muy bajos, cuando se trata de las relaciones entre personas, bien estas sean amigos, conocidos, funcionarios, compañeros de trabajo o desconocidos.

En todo caso y a modo de síntesis, si de principios se trata, mención especial a aquellos/as émulos de Groucho Marx: Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”.

Y… “quién recoja el guante que se lo plante”.