fbpx
viernes, agosto 19, 2022
Opinión

FC Barcelona: Dejen salir, antes de entrar (Primera parte)

197views

Temporada más que difícil para una entidad blaugrana que necesita una reingeniería y que aún extraña en demasía a Lionel Messi.

El Barcelona actual, en el mes de abril de 2022, está fuera ya de todas las competiciones. Los catalanes deben comenzar un duro debate interno, sobre cuáles jugadores deben de irse y cuáles deben de llegar.

Con un presupuesto muy ajustado por la crisis económica no pueden haber tantas salidas como se desearía, o sería conveniente. Pero en el próximo campeonato, Xavi se juega la completa credibilidad del proyecto, porque tendrá un verano por delante para confeccionar supuestamente una plantilla a su gusto. Y volvemos a hablar de supuestamente, porque lo económico dictaminará mucho el resultado a nivel de lo que consiga conformar al final.

Fijémonos primero en los que están y en si deberían continuar o deberían hacer las maletas, desde un punto de vista meramente deportivo y pensando en su rendimiento dado en el césped.

Ter Stegen era el rey indiscutible de la portería azulgrana y cuajó hace pocas campañas actuaciones soberbias. Cuando la defensa es irregular, la portería es donde más se nota. Muchos piden un revulsivo en la titularidad de la portería, pero creo que hay que seguir confiando en el meta alemán.

Quizás lo que sí sería conveniente es traerle competencia. En ese sentido, me parecía muy acertado el regreso de Iñaki Peña, como segundo portero. Un guardameta de la casa y que dejó muy buen sabor de boca, en la eliminatoria de Europa League ante el Galatasaray.

En la defensa es donde hay más jugadores que están pero no aportan nada. Serginho Dest no es jugador para el Barça. Aparte de poca experiencia, le falta velocidad y anticipación.

Otro que fue ‘Dios’, pero ahora es un chiste sin gracia es Dani Alves. Me quito el sombrero, todas las veces que haga falta, por el gran profesional que fue, pero ocupa una ficha que debería ser para alguien que va en proyección y no para un jugador semi retirado. Sergi Roberto, es un buen jugador de plantilla, pero sin cobrar la cantidad desorbitada que cobra en el equipo culé.

Lenglet y Umtiti son dos casos muy similares. Magnificados por la prensa, en su momento, tras las lesiones, los mismos medios los han hundido en el pozo de la oscuridad y de la marginalidad. Deben marcharse para poder volver al gran nivel que estuvieron.

Eric García, es una burla de Guardiola, que sabía lo que llegaba a su adorado Barcelona, procedente de su actual City. Eric, es un jugador de calidad justa para ser central, sin altura, sin colocación y sin carisma para jugar en la dificilísima zaga culé. Como suplente de suplente puede valer… Y el que tiene carisma, quizás demasiada es Piqué. Siempre en el centro de las cámaras, por motivos extradeportivos, sus amigos le siguen haciendo sentirse titularísimo, pero no es así. Sus primaveras pasaron. Es uno de los jugadores que por el bien de la estabilidad deportiva, deberían irse.

Tras la debacle del 2-8, ante el Bayern Múnich, ya debería haberlo hecho. Jordi Alba, es un lateral de buen nivel, pero se ha ido creyendo a sí mismo que es mejor de lo que es. Si el club pudiera encontrar un recambio como se habla siempre con Gaya, del Valencia o de Grimaldo, jugador canterano, que actualmente juega en el Benfica; el Barcelona debería pensar traspasarlo, para así acabar con los pesos pesados  que mueven el vestuario.

Mingueza bajó enteros desde su aparición a lo que ahora aporta, de una manera abismal. Me dejo para el final a Araujo, que es el que tiene que renovar. Si la prensa catalana quiere y no le crucifican. Es un jugador de un enorme futuro, que lo da todo y no se achanta por nada. El Barcelona debe de renovarlo sí o sí y no dejarlo escapar encima gratis, al central titular de la selección uruguaya.

En el centro del campo, existe el mismo caso con Araujo, en el tema Gavi. Hay que renovarlo, no hay más. No se puede entender cómo la calidad se puede marchar gratuitamente del club. Y Gavi la tiene, lo ha demostrado sobradamente en el Barcelona y en la selección española, donde ha sido ya convocado por Luis Enrique, pese a su juventud.

Y otro que ya no tiene juventud, pero se cree que lo contrapone con la experiencia es Busquets. Duele ver aún a Sergio como titular culé. Su puesto de volante tapón, es donde más veces hay que recuperar el balón y tener unas condiciones físicas extraordinarias. Y él ya no está para eso.

Frenkie De Jong, me parece un futbolista de una gran calidad, mete goles incluso, pero no termina de ser ídolo culé y seguramente en algún conjunto británico si terminaría de explotar esas condiciones. Nico fue devaluándose en el camino y ahora está desaparecido. Pero el que me da pena, es Riqui Puig, porque me recuerda al caso de Bojan Krkic; jugadores que en la cantera son excelentes y al llegar a la élite se estropean. Una pena, habrá que hacer como con Aleña, cederlo y si el jugador tiene suerte podrá volver…

Y como en defensa, me dejo para el final en el medio campo, al mejor jugador, que es Pedri. Es la joya auténtica de la plantilla, es la gran ilusión del barcelonismo. Se le compara con Xavi y con Iniesta, y su calidad y su desparpajo recuerda a esa gran época del equipo catalán. Es la base del futuro del club.

Y en la delantera, el gran fichaje invernal fue el de el ex del Arsenal, el gabonés, Aubameyang. Con un rendimiento extraordinario con sus 32 años. Ha sido, mientras ha tenido gol, símbolo de la mejoría del equipo. Se debe quedar, por supuesto. Pero debe ser suplente,  de un titularísimo.

Haría mal el Barcelona, si como referencia del 9 cuenta con Pierre-Emerick. Y si el gran fichaje fue el de Aubameyang, la gran recuperación ha sido la de Dembélé. Gracias a Xavi y a su amistad con el de Gabón, el francés se ha convertido en un jugador extraordinario, y ha liderado los intentos del ataque culé.

La sombra de su no renovación se ha apartado por su maravillosa participación. Ojalá puedan llegar a un acuerdo entre ambas partes. Y la gran decepción de esta temporada en el club azulgrana, ha sido Memphis Depay. Inició la temporada y parecía un auténtico Killer del área, pero en pocas jornadas se enfrió el gol.

Así ya en el mercado de invierno, se estudió una oferta de la Juventus, en solo unos pocos meses de su llegada, un dato muy significativo. Y si el ex del Lyon ha sido un jugador que no ha aportado lo suficiente; Braithwaite no ha existido, Adama Traoré no será fichado porque su cesión no ha sido satisfactoria y su precio de adquisición sería 30 millones, imposible.

Y si 30 millones son caros, 55 millones han resultado baratos en la adquisición de Ferrán Torres. Un jugador que pone el mil por mil en intención y que siempre pone todo lo que tiene, para el recuerdo sus lágrimas por fallar ante el Nápoles. Indispensable para la próxima temporada.

Luuk De Jong ha metido goles importantes y se ha convertido en el jugador del gol revulsivo del tiempo final, de los partidos. Es de esos jugadores que por más que haga nunca será valorado. Y el que es valorado, y esperado es Ansu Fati, el 10. De Ansu Fati, dedicaré un artículo sobre él, pero es una lástima que se haya convertido en un jugador que sepa perfectamente la palabra lesiones, siendo tan joven. Espero que las musas del fútbol nos permitan ver el gran fútbol que lleva dentro.

Todos los aficionados estaremos de acuerdo con la valoración de la plantilla, en un alto porcentaje. Pero muchos se quedarán en la próxima temporada, por la falta de ofertas o por sueldos desorbitados, instaurados en la época de Bartomeu. Ya ocurrió tras la debacle de Roma, o en la de Liverpool. El club necesitó una revolución y no se pudo hacer.

Pero aparte de las bajas señaladas en la plantilla, ¿Cuáles deben ser los planes del club catalán?¿ Son convenientes esos jugadores soñados para las necesidades del equipo? ¿Qué se puede fichar en realidad, con el presupuesto actual del Barcelona? Continuará.

Carlos Navio Villalobos
Colaborador de Diario Deportivo CR, radicado en Madrid-España.