fbpx
viernes, enero 27, 2023
Opinión

Xavi: paciencia y tiempo

125views

El gran pecado de los grandes clubes es que no hay paciencia. El proyecto de Xavi necesita tiempo y confianza. Precipitarse es una mala elección.

Estamos en octubre y los nubarrones negros sobrevuelan el Camp Nou. De un verano donde todo era ilusión y buenas sensaciones se ha pasado a un clima de pesimismo. Son los mismos futbolistas, el mismo entrenador y la misma directiva que hace apenas dos meses, veía todo desde un prisma diferente.

En estos momentos de “crisis” hay que ser más que nunca culé, y evitar las soluciones fantásticas, que son imposibles de tomar ahora y que no llevan tampoco a ningún buen puerto.

El problema de este FC Barcelona, como institución, es que ha hipotecado el futuro con todos sus propios recursos para los próximos 25 años, pensando en el resultado cercano y en recuperar el dinero invertido, en un tiempo inmediato. 

Todo hay que decirlo, el grupo de la Liga de Campeones que ha tenido el FC Barcelona no ha sido sencillo. El Bayern estaba furioso tras “arrebatarle” el Barça a Lewandowski.  Y el Inter de Milán, siempre ha sido un rival complicado históricamente para los azulgranas. La no clasificación, era una posibilidad muy probable.

Pero además de “la mala fortuna en Champions”,  el debate está en si es Xavi el entrenador adecuado para dirigir al equipo. Hay que ser claros, a Xavi se le ha intentado contentar con todo lo que se ha podido. Otros entrenadores como Koeman o Quique Setién, tuvieron que lidiar con lo que tenían.

Los problemas de Xavi son varios. Yo aún soy de Xavi, pero su proyecto tiene bajo mi opinión tres problemas, que sí hay que analizar. Primero, es que las comparaciones son odiosas, y a Xavi -desde el minuto 0- se le compara con Guardiola. Es un grave error, porque cada uno, independientemente de lo que pase con el de Terrasa en el Barça, harán una carrera distinta como entrenadores. A Pep se le crítico en sus comienzos por tropezar en las primeras fechas, con Numancia y Racing de Santander; y después resultó ser el mejor Barcelona de la historia.

El segundo error, mencionado hasta la extenuación, pero en el que Xavi tenía que haber hecho hincapié desde el principio, es que Piqué, Busquets y Alba no deben pertenecer a la plantilla. No se si están para jugar a primer nivel en otros clubes, desde luego para el Barcelona no dan la talla. Siempre hay que ser claro con aquellos jugadores que van a enturbiar más que ayudar. En otras épocas Ronaldinho, Eto`o y Deco, salieron porque no eran los adecuados para el proyecto deportivo, y el Barcelona mejoró.

Y el tercer gran problema de Xavi es que cuenta con una plantilla novel, que se sostiene con los goles de un veterano. Robert Lewandowski no puede ser la única solución en ataque. Los equipos contrarios ya se han dado cuenta que tapando el juego del polaco, el Barcelona se ahoga. En los partidos contra el Inter, el Real Madrid y el Celta ocurrió así, y el equipo azulgrana se difuminó en el terreno de juego.

A pesar de todo, tengamos paciencia con Xavi. El proyecto debe seguir adelante. El público de los grandes Estadios, no tiene ni paciencia ni memoria. Xavi aún se merece creer en sus ideas.

Es fácil ser de la causa cuando se gana. Ahora es cuando hay que ser más cule que nunca, y también, porqué no, ser más de Xavi.

Carlos Navio Villalobos
Colaborador de Diario Deportivo CR, radicado en Madrid-España.