fbpx
miércoles, diciembre 1, 2021
FútbolFútbol InternacionalOpinión

Xavi Hernández, la mano dura y el ser futbolista

59views

El barcelonismo y el mundo del fútbol en general han descubierto el otro Xavi. El fútbol es más que el “Tiki Taka”, hay normas.

Después de la llegada de la ilusión a Can Barça, personalizada en el nombre de Xavi Hernández, el barcelonismo y el mundo del fútbol en general han descubierto el otro Xavi.  No el que se suponía iba a ser un obsesionado del “tiki taka”, sino un nuevo Fabio Capello a lo culé, en el que las normas son tan importantes como el balón.

Y debe ser así. Porque uno de los muchos males que ha sufrido el equipo, ha sido el “buenísmo”. Desde que se fue Luis Enrique, sus predecesores no han tenido la mano de hierro necesaria para encauzar la nave. Y eso que Ronald Koeman parecía que podía ser el adecuado. Pero todo hace indicar que cuando entras en el vestuario de esos niveles, te debes acongojar o pensarlo dos veces y el látigo que llevas se vuelve un cinturón y al final no llega ni a lazo.

Es fácil criticar desde la grada o sentado en un teclado, pero estar cara a cara y actuar en el día a día es muy difícil. Hay que ser una persona muy de la casa, querer mucho al club y así poder realizar la disciplina necesaria para salir del ostracismo.

La dejadez no solo se produce cuando se pierde, sino cuando se gana mucho también; y cuando te conviertes en una  súper estrella más allá del césped, haces anuncios, sales en películas y tienes empresas a tu nombre.

Son otros tiempos diferentes a los de ayer, pero la base del fútbol debe de ser la misma. El entrenamiento , las horas de sueño y por supuesto la táctica deben existir. Todo esto lo sabe Xavi, que a su vez lo aprendió de Guardiola. Y Guardiola lo aprendió de Johan Cruyff.

El látigo, las normas fuertes o como usted quiera llamarlo valen un tiempo. Es como la  excesiva preparación física constante. Si no se modulan con el tiempo y los buenos resultados puede, como ocurre en la mayoría de los casos, que se le escape el vestuario de la mano al entrenador.

Aunque tengas el don de jugar bien al deporte Rey, debes de entrenar para llegar a la meta, así como cuidarse y llevar una vida ordenada. Solo los grandes “Dioses de los Cielos” pueden permitirse no hacerlo. Seguro que vienen más de dos casos de esto a la cabeza. Los demás mortales a entrenar y a entrenar.

El trasnochar, el ser amigo de amigas no conduce a nada bueno y Xavi lo sabe. Se pueden ocultar estas faltas en los entrenamientos pero cuando juegas en la cancha con tu público, que siente y ama sus colores, no te perdonarán que no des todo por ellos.

Xavi coge el mando de un barco a la deriva. En un momento clave para la historia del FC Barcelona. Sin mucha plata y con la presión histórica de ganar y de competir con el Real Madrid eternamente. El aire fresco debe venir de la academia y de las jóvenes promesas. Aunque claro está que no se forjan Messis en días, sino se forjan a partir de la confianza y no presión.

Que tenga mucha suerte Xavi Hernandez, porque dentro de la gran magnitud del club catalán, todo se convierte en un gigante, las noticias malas se convierten en castillos gigantes y hay que luchar contra tornados constantemente. Pero tiene a favor, que el seguidor del Barcelona esta con él y le va apoyar en todas sus decisiones y cargará enérgicamente contra todo jugador que en este nuevo proyecto no se deje la piel y el alma, y que acuse apatía y egoísmo.

Se puede ganar o perder pero la ilusión y la total entrega siempre se deben producir por parte del futbolista, que es al fin el gran protagonista junto al balón.

Carlos Navio Villalobos
Colaborador de Diario Deportivo CR, radicado en Madrid-España.
P