fbpx
jueves, junio 30, 2022
Automovilismo

Red Bull y el Undercut, Ferrari y las malas decisiones

114views

Ayer en el GP de Mónaco, Sergio “Checo” Pérez alcanzó la gloria y se convirtió en el quinto latinoamericano en ganar este prestigioso circuito.

El histórico Gran Premio de Mónaco en Montecarlo, nos brindó nuevamente una carrera bajo la lluvia, como no lo hacía desde 2016, oportunidad en la que el piloto Australiano Daniel Riccardo se proclamó vencedor con el equipo Redbull.

Un gran premio que tuvo sus 2 primeros días soleados y calientes como es costumbre en la costa de Montecarlo, pero que desde días atrás se anticipaba un domingo pasado por agua, aunque algunas escuderías decían que el reporte era un clima seco; en Mónaco los más viejos dicen que cuando las nubes se asoman por el observatorio (lugar icónico en la ciudad y por ende en esta histórica carrera), es porque de segura va a llover, y una vez más esto se cumplió; no solo una llovizna, sino una verdadera tormenta que inicialmente generaba confusión en el paddock; los mecánicos e ingenieros corrían de un lado para otro llevando consigo montañas de neumáticos para cambiarlos constantemente en los monoplazas, mientras el reporte climatológico cambiaba a cada minuto.

Finalmente, Pirelli proveedor oficial de los neumáticos para la Fórmula 1, dispuso que todos iban a iniciar la carrera con los “full wet”, neumáticos diseñados para drenar hasta 85 litros de agua por minuto, y que son el compuesto más adecuado para condiciones de lluvia extrema, que si bien es cierto no era tal, el asfalto de Mónaco no es igual que en los demás Grandes Premios del calendario, es un asfalto sumamente impermeable, ya que es el de las calles que transitan día a día los monegascos; esto provocaba que el drenaje del agua fuera más lento y se generaran canales y pozos de agua a lo largo del trazado.

La carrera iniciaba detrás del automóvil de seguridad, quitándole un poco la magia a este complicado circuito, ya que la mayoría de los adelantamientos se dan en las largadas iniciales, esto por lo complicado que es adelantar en las angostas calles de la ciudad; donde también es habitual tener muchos accidentes y retiros de monoplazas, como ocurrió en 1996, que sólo 4 pilotos lograron completar las vueltas.

Una caravana era lo que veíamos en el inicio de la contienda, con un Charles LeClerc iniciando desde la Pole Position y resguardado por su compañero de equipo Carlos Sain Jr. Para la vuelta 22 ya el trazado se encontraba seco, por lo cual los tifosis decidieron parar al joven piloto LeClerc para cambiar por neumáticos intermedios de lluvia, sin embargo al hacerle el llamado a Carlos Sainz Jr, este le indica a su ingeniero que esperen a que se seque por completo y así no hacer nuevamente una parada y perder posiciones; decisión acertada ya que tan solo 2 vueltas después recibieron ambos la orden de equipo de entrar a boxes, error garrafal por parte de los de Maranello, ya que los Red Bull habían tomado ritmo de carrera y se alejaban solitarios en la punta, lo que les daba ventaja para hacer su parada en boxes sin perder puestos; situación que se dió en la siguiente vuelta, haciendo una doble parada y Sergio Pérez aplicando un Undercut (estrategia que consiste en ingresar tarde a boxes para sacar la mayor ventaja posible sobre el rival que ya ingresó a los mismos), luego de esto lideraría la carrera hasta el final.

En la vuelta 26 el piloto alemán Mick Schumacher protagonizó el incidente del fin de semana cuando antes de llegar al sector conocido como la piscina tocó con su neumático delantero un charco de agua, lo que hizo que perdiera el control y se estampara contra las bardas, partiendo a la mitad el monoplaza de Haas, quienes tan solo unos minutos antes habían sufrido el abandono de su otro piloto Kevin Magnussen por problemas con la bomba de agua.

Esta bandera roja, sumado a las anteriores, el retraso por la lluvia y demás incidentes, hicieron que la carrera terminará por tiempo y completando las 77 vueltas que estaban pactadas; esto debido al reglamento de la FIA, el cual no permite que una carrera dure más de 3 horas luego de iniciada.

Al reinicio de la carrera el cronómetro fue el protagonista, ya que empezó a correr en reversa, dictando así que quedaban tan solo 34 minutos de carrera; los red bull habían aprovechado la bandera roja y pusieron neumáticos intermedios, mientras que Ferrari apostó por mantener los neumáticos duros que había colocado hacía 10 vueltas.

La carrera continuó con algunas luchas como la de Lewis Hamilton y Fernando Alonso por el 8vo puesto, en donde el Asturiano se defendió como el campeón que es, ante otro campeón y leyenda de la Fórmula 1; pero en la punta todo se mantuvo igual, un Checo Pérez defendiendo las embestidas de un Carlos Sainz Jr agresivo, seguido por un Max Verstappen defendiendo su 3er puesto ante un frustrado Charles LeClerc.

Así llegó la bandera a cuadros, y el mexicano se convirtió en el 5to latinoamericano en coronarse campeón de uno de los premios más anhelados por los pilotos, y entró a ese selecto grupo de ganadores del llamado Templo de los dioses.

Con esta victoria, el mundial de pilotos se vuelve aún más cerrado con una diferencia de tan solo 15 puntos entre el primer lugar Max Verstappen y el tercero, su compañero Sergio Pérez. Mientras que en el campeonato de constructores, los austriacos de Redbull se alejan cada vez más de los Tifosi.