fbpx
lunes, abril 15, 2024
FútbolFútbol InternacionalOpinión

París descubre a Luis Enrique

390views

El técnico asturiano está siendo descubierto por el público francés. Una persona de fuerte temperamento y carácter, que es muy difícil de corregir. Un luchador y un ganador nato.

Luis Enrique Martínez García, fue uno de los grandes talentos sacado de la cantera del Sporting de Gijón. Muy pronto se hizo popular, y el Real Madrid lo fichó en Julio de 1991. Un público el del Bernabéu, que no comprendía siempre su fútbol, y desde la grada se le pitaba constantemente. Así en 1995, cuando tuvo que renovar por la entidad madridista, la distancia entre jugador y club, era tan grande en lo económico y en su valía profesional, que decidió cambiar de aires completamente, y aceptar la oferta del FC Barcelona. Ahí se convirtió en otro.

El Luis Enrique del Barça, es el que hoy podemos ver aún, no queriendo perder jamás. El ‘21’, aportó garra, fuerza y trabajo, hasta que se retiró del fútbol. Para el aficionado español, hay dos Luis Enriques como jugador de fútbol: el que recibió un codazo en la nariz por parte de Tassoti en el Mundial de Estados Unidos 94 y llora desconsolado, y el  otro, un tipo malhumorado rapado y que jugaba con el resentimiento de que el Madrid no le quiso retener.

DiarioDeportivoCR.com | Publicidad
DiarioDeportivoCR.com | Publicidad

Como entrenador, el ‘Lucho’ no difiere de la personalidad de gran carácter que nos tenía acostumbrados en los terrenos de juego. Tras entrenar a la AS Roma y al Celta, con resultados irregulares, en 2014 fichó por el Fútbol Club Barcelona, donde si consiguió la gloria de ganar todo con el club azulgrana. En 2018, fue nombrado seleccionador español, pero un duro problema personal, le apartó del cargo, al que volvió un tiempo después.

Ahora dirige al PSG, con unos aficionados, los francés que aún no conocen su manera de responder a las preguntas de los periodistas. Tendrá la difícil misión de liderar un vestuario, que aunque no cuente ya con Messi, o con Neymar, sigue estando repleto de jugadores estrellas. Y es ahí, donde el técnico asturiano debe de imponerse, pues por el encima de él, no debe haber ningún nombre, aunque te llames Mbappé. Tarea complicada.

Tarea complicada porque en la mayoría de vestuarios ‘galácticos’ es más importante, el ser un entrenador-padre comprensivo y dialogante, que un entrenador -padre estricto y autoritario. Luis Enrique, tendrá que reconvertirse en lo segundo. Ojalá pueda hacerlo.

Carlos Navio Villalobos
Colaborador de Diario Deportivo CR, radicado en Madrid-España.