fbpx
viernes, mayo 24, 2024
FútbolFútbol Internacional

Grandes supersticiones del fútbol

598views

Como si fuera una cultura interna dentro del deporte rey, las supersticiones han existido siempre y cada vez son más extendidas. Desde gorras, muñecos, toallas o sombreros, a cualquier objeto o gesto, se les intenta dar poderes sobrenaturales. En Diario Deportivo CR repasamos las más comunes y las más curiosas.

Una de las supersticiones más extendidas es la de no tocar la Copa o el trofeo que acredite como campeón, antes de salir al terreno de juego. Así ocurrió con Munaín con el Athletic, Zidane con la selección francesa, Giuly con el Mónaco, Payet con el Olympique de Marsella e incluso Gattuso con el Milán, que lo tocaron y perdieron.

También se hablan de maldiciones. El muy conocido caso del legendario entrenador del Benfica, Bela Gutman. Cuando el Benfica se encontraba en lo más alto como club en Europa, el entrenador húngaro no fue renovado por desavenencias con la entidad portuguesa. Y es ahí, donde lanzó una maldición diciendo que el Benfica sin él como entrenador, estaría 100 años sin ganar una Copa de Europa. El club lisboeta, ha jugado 8 finales posteriores a esa frase y todas las ha perdido. El propio Eusebio, encabezando una comitiva del Benfica, fueron a la tumba de Bela Gutman, para intentar encontrar su perdón. 60 años de maldición, les queda aún otros 40 años.

En el Mundial de Francia de 1998 se hizo muy popular el beso a la calva que daban los jugadores galos, a su portero Fabián Barthez. Sobre todo, son muy recordados los besos del defensa Laurent Blanc al portero, antes de casi todos los encuentros.

Existen carteles con magnetismo positivo, como el que hay situado en la bocana de vestuarios de Anfield, donde se puede leer “This is Anfield”, y en el que los futbolistas ‘reds’ al tocar la placa, encuentran un ritual de fortuna para ganar el encuentro.

Y también hay animales que son talismanes. En el año 2010, el pulpo Paul se hizo famoso por sus presagios de lo que ocurría en Sudáfrica. Llegó a pronosticar la final entre España y Países Bajos.

Hay gorras de guardametas que pasarán a la historia como amuletos, como la que llevaba en su cabeza el portero de Ghana, Robert Mensah. Con ella puesta, hizo una sensacional Copa de África 1968, y se hablaba de que estaba embrujada. Tanto fue la fama de esta historia, que algunos rivales intentaron utilizar la violencia para quitársela.

En otra Copa de África, la de 2002, otro guardameta se hizo famoso, el senegalés Tony Sylva. Esta vez se hablaba que el meta frotaba los palos de la portería con un ungüento, que le proporcionó un brujo. Estuvo 358 minutos sin encajar un solo gol.

Los porteros son muy excéntricos a la hora de buscar fortuna de manera esotérica. Santiago Cañizares usaba una toalla roja como amuleto para atraer la victoria. El mítico Yashin, se fumaba un cigarrillo y tomaba un vaso de Vodka, antes de cada encuentro. Ricardo Zamora, colocaba un pequeño muñeco en la parte interior de la portería.

Otros jugadores, tienen como amuleto vendarse. Como es el caso del ex madridista Karim Benzema, que tras tener que vendarse la mano derecha por una rotura del dedo meñique. Encontró en esa solución médica, un amuleto, del cual no deja de confiar. No es un caso único, pues Leal, jugador mítico de los años 70 del Atlético de Madrid, tras romperse el escafoides y escayolarse, mantuvo saltar al césped con una escayola, el resto de su trayectoria.

Para finalizar, y como un caso aparte, podemos hablar del entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone. Si vence un encuentro, repite estancia en un hotel, y si pierde no. Además cuenta con los mismos hombres en su seguridad personal, no pueden ser otras personas, deben ser siempre las mismas.

Carlos Navio Villalobos
Colaborador de Diario Deportivo CR, radicado en Madrid-España.