fbpx
domingo, diciembre 4, 2022
FútbolFútbol Internacional

Lesiones, malditas lesiones

164views

Como cada cuatro años, algunas selecciones pierden piezas fundamentales debido a problemas físicos de sus jugadores.

Pasa desde tiempos inmemorables y seguirá pasando, pero siempre es triste que los jugadores se pierdan esta fiesta del fútbol, no solo para ellos, sino para las aspiraciones de sus selecciones.

Francia perdió a dos de sus principales mediocentros. Tanto N’Golo Kanté como Paul Pogba se perderán la cita mundialista. Kanté se lesionó el tendón de la corva mientras que Pogba no ha jugado ni un solo minuto desde que llegó a la Juventus en el pasado verano europeo.

Uno de los más recientes es Sadio Mané, que sufrió una importante lesión el pasado martes y su club, el Bayern Múnich, confirmó una lesión en la cabeza del peroné que lo tiene en la cuerda floja. Quien más lo sufre es Senegal, la campeona africana, ya que perdería a su principal figura.

Portugal no se escapa de esta epidemia y perdió a Diogo Jota, jugador del Liverpool que sufrió una lesión en la pantorrilla y él mismo confirmó su ausencia, tras publicar en sus redes sociales lo siguiente: “Apoyando desde afuera, tanto a mí club como a mi país”.

Y así hay muchos casos más de jugadores que no podrán acudir a la fiesta más grande del fútbol. Pedro Neto (Portugal), Gio Lo Celso (Argentina), Jesus “Tecatito” Corona (Mexico), Georgino Wijnaldum (Países Bajos) y Reece James (Inglaterra) son otras de las estrellas que serán baja para el Mundial, que comienza el próximo 20 de noviembre.

Muchos le achacan la culpa a que el Mundial es justo en medio de la temporada, pero éste ha sido un problema en todos los mundiales.

Ballack, Owen y Beckham en Sudáfrica 2010. Bryan Oviedo, Radamel Falcao y Samir Nasri en Brasil 2014. Oxlade-Chamberlain, Laurent Koscienly y Danilo Pereira en Rusia 2018. Lastimosamente es un tema de nunca acabar y que poco se puede hacer para evitarlo.

Daniel Rodríguez
Abogado. Futbolero y beisbolero, de los Yankees. Escribo para vivir mi sueño frustrado de ser periodista deportivo.