fbpx
martes, septiembre 27, 2022
Opinión

Isco: el arte de no cuidarse

104views

El Sevilla CF anunció hoy la contratación del volante español, quien ya atendió sus primeras entrevistas como sevillista.

Hoy nos hemos despertado con el anuncio oficial del fichaje de Isco Alarcón por el Sevilla CF. un fichaje que termina con dos dramas a la vez. El del jugador, que veía como pasaban las fechas del calendario y nadie le contrataba; y el del Sevilla, que tras vender a Diego Carlos y sobretodo a Koundé, tenía a la afición de uñas y había una necesidad de contratar algo bueno rápidamente.

Así concluye definitivamente el culebrón  de un ‘pentacampeón’ de la Champions, algo que se dice pronto e imposible de alcanzar para la mayoría de los jugadores mortales. Pero la realidad es que de una manera u otra, él ha permanecido en la plantilla madridista durante nueve temporadas triunfales para el club. Su trayectoria dentro del terreno de juego ha ido de unas grandísimas expectativas, a no contar para ninguno de los entrenadores.

El gran Isco, que cogió fama por todos los lugares, fue el del Málaga. Ese Málaga maravilloso que jugó la Champions. Con un equipo de ensueño con Joaquín, Saviola, Cazorla, Baptista o Van Nistelrooy; él era  quien mandaba jugar a los demás. Un Jugador exquisito, que recordaba incluso en algunas jugadas al mismísimo Messi.

De ahí, aunque siempre reconoció su simpatía por el Barça, fichó por el Real Madrid. Era su época dorada. Golden Boy en 2012; el balón de oro para menores de 21 años… un jugador top.

Y aunque la calidad no la ha perdido nunca y sea muy complicado llegar a lo más alto; aún es más difícil mantenerse en la élite. No sólo es duro entrenarse a diario y tener una mentalidad ganadora ‘partido a partido’, año tras año. También hay que evitar las tentaciones extrafutbolísticas. El mundo de la noche, la prensa rosa y los excesos negativos y tóxicos.

Isco pasó de ilusionar al madridismo, que veía en él a un jugador patilargo; con una manera particular de andar y de correr; a un jugador suplente, y finalmente a un jugador casi olvidado.

Deseo de todo corazón que en el Sevilla encuentre la paz espiritual que tanto necesita. Y que Lopetegui, sepa sacar de él, su mejor versión de fútbol. Ojalá le podamos volver a ver en la selección española.

Con Isco, me ocurre como con Gareth Bale. Dos jugadores muy discutidos. Pero que si analizas fríamente sus títulos profesionales, son absolutamente magníficos. Abanderados del nuevo movimiento de mercado, en el que el jugador cobra hasta el último euro de su contrato y después libre, son ellos los que cobran la prima de fichaje con un nuevo club.

Será siempre recordado, una vez cuelgue las botas, como un jugador de una enorme calidad, que quizás le faltó conocer las palabras sacrificio y trabajo. Otro ejemplo más, de jugador que le sobra clase, pero no flexiones. Una pena.

Carlos Navio Villalobos
Colaborador de Diario Deportivo CR, radicado en Madrid-España.