fbpx
lunes, octubre 19, 2020
FútbolFútbol Nacional

Herediano silenció el Morera Soto y alcanzó su título 28 por la vía de los penales

428views

33 años después el “Team” se vuelve a coronar en el Alejandro Morera Soto.

Con un cierre digno de final, lleno de drama hasta el último lanzamiento de la tanda de penales, gracias a la anotación de Yendrick Ruiz, el Club Sport Herediano apagó la algarabía del Alejandro Morera Soto y obtuvo así su título número 28 en la Primera División.

Como toda final, esta se ha definido por detalles, por la combinación error-virtud,  ahí fue donde el “Team” sacó ventaja y hoy con todo derecho, tiene la posibilidad de festejar por todo lo alto no sólo este nuevo centro, sino la consecución de una década histórica para los rojiamarillos, en la cual han sido el equipo más ganador.

Análisis del partido. Como era de suponer, Liga Deportiva Alajuelense salió con la consigna empatar la serie lo más pronto posible, buscando espacios e intentando vulnerar el bloque florense que afrontó este partido con el mismo 11 inicial de los juegos anteriores.

Tan sólo a los 3 minutos, Allen Guevara volvió a convertirse en villano para los manudos, ya que no se habían terminado de acomodar los equipos cuando el #16  desaprovechó una opción inmejorable para abrir el marcador, pues igual que en el Rosabal Cordero, su remate se estrelló en el vertical.

Alajuelense llevaba el peso de las acciones, contaba en la media cancha con un joven realmente enganchado, pues Bernald Alfaro tuvo un partido soberbio, con muchísima personalidad. Sin embargo, no se habría el marco, incluso en un mano a mano de Jonathan Moya con Esteban Alvarado, la pelota pegó en el guardameta y luego caprichosamente se estrelló en el horizontal, se mantenía el 0-0 y daba la sensación que la Liga no contaba con esa famosa suerte de campeón.

Nos fuimos al descanso con el 0-0 y el ambiente en el Morera Soto era de mesura, la afición creía en el milagro pero también sabía que al frente tenía a un equipo florense experimentado, con garra y que no estaría dispuesto a regalar nada.

Inició el segundo tiempo y Andrés Carevic realizó su segunda variante, pues ingresó Ariel Lassiter por Anthony López quien tuvo un partido desastroso, con un rendimiento realmente pobre. El estratega ya había realizado un cambio, debido a la lesión de Jonathan McDonald que tuvo que ser sustituido por Marco Ureña.

Alajuelense presionaba y estaba tirado hacia el frente buscando el gol de la igualada. Al minuto 72`, luego de un tiro libre indirecto, Lassiter le sirvió la pelota a Bernald Alfaro quien con un remate potente, venció a Alvarado y desató la locura en la afición rojinegra.

Pero tan sólo cuatro minutos más tarde, luego del centro de Barlon Sequeira, Jonathan Moya se levantó con potencia y con un cabezazo en contrapierna, puso el 2-0 al minuto 76` y la algarabía manuda estaba en éxtasis, estaban acariciando el anhelado cetro 30.

No obstante, José Giacone reaccionó de inmediato, hizo dos variantes importantes con el ingreso de Yendrick Ruiz y Nextalí Rodríguez y se volcó hacia al frente buscando el empate en la serie. Hay que destacar el juego de Francisco Rodríguez que fue determinante, con mucha confianza y que tuvo la capacidad de asumir el rol de volante cuando su técnico hizo las variantes.

El reloj marcaba los 88`minutos, Nextalí negoció un saque de esquina que puso a temblar al Morera Soto. La pesadilla manuda se consumó cuando Francisco Rodríguez ejecutó el tiro de esquina, Adonis Pineda salió a cometer lo que popularmente conocemos como “un bomberazo”, la defensa manuda perdió la marca y Yendrick Ruiz cabeceó completamente sólo para silenciar el Morera, empatar la serie y enviarla a tiempos extra.

El aficionado manudo no se lo podía creer, a tan sólo dos minutos estuvo la copa 30, pero Adonis Pineda volvió a convertirse en el mejor aliado florense, se equivocó a la hora grande y fue el principal villano manudo, sin apelaciones.

En los tiempos extra Herediano tuvo mayor control de pelota, Alajuelense lo intentó más con ganas que con corazón, pero el destino tenía previsto que se definiera el nuevo monarca nacional por la vía de los penales.

Ahí Esteban Alvarado se convirtió en figura y Alexánder López asumió el papel de villano, ya que su remate fue pobre en potencia y desastroso en ubicación. A eso se sumó la lectura de Alvarado y se le vino la noche a todo el liguismo.

Los heredianos fueron sólidos en sus remates desde los 11 pasos, mientras que Pineda sólo adivinó la trayectoria del balón en el último lanzamiento. Precisamente, ese disparo fue ejecutado por Yendrick Ruiz, quien no sólo anotó el gol del empate sino el penal decisivo para que el “Team” festejara en casa ajena su cetro número 28, después de 33 años sin celebrar un título en el Morera Soto.

Finalmente, la estadística se hace enorme a favor del equipo florense, pues con esta ya son 9 finales que culminan con título tras haber vencido en el primer juego de la serie.

Diario Deportivo felicita al Club Sport Herediano por su cetro 28 y por una década llena de gloria.  

Fotografía: prensa Herediano.