fbpx
jueves, junio 30, 2022
Fútbol InternacionalOpinión

Errores

119views

Repasamos algunos errores que involucran a Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Neymar y Sergio Ramos, con el dinero como principal protagonista.

Final de la temporada 2021-2022 y es el tiempo para analizar ciertas decisiones tomadas con anterioridad. Aún queda la final de las finales; la de la Liga de Campeones. Se juega en París, entre el Real Madrid y el Liverpool. En ella no sólo la legión de seguidores de uno y de otro estarán atentos a lo que ocurra, sino jugadores que fueron y ya no son.

Sergio Ramos fue el gran capitán del Real Madrid durante muchos años; un defensa contundente, demasiado tarjetero, pero que daba seguridad a la zaga madridista y a la selección española, y sobretodo pasó a la historia por marcar aquel gol en el minuto 93 en Lisboa. Un ‘4’ que sólo puede ser comparado con otros míticos, como Fernando Hierro o Pirri.

Pero todas sus hazañas se terminaron por un ‘error’. En su caso, ese error se llama René Ramos, su hermano y representante, que como ya ocurrió en veranos anteriores, le calentaba la cabeza y le decía que era Beckenbauer y que le debían pagar más dinero.

Y en la primera vez que hicieron ese juego, les salió bien. Ante una posible salida a China o al Manchester United, el club accedió y le renovó con mejoría de contrato. Y lo intentaron, una segunda vez. En esta ocasión, era cuando finalizaba el contrato que unía a jugador y club. Sergio Ramos pidió pasar de cobrar de 12 a 14 millones de euros y firmar por 2 años.

En plena pandemia, Florentino Pérez le ofreció 12 millones y un año más, y el jugador dijo no. Y así estuvieron jugando al ratón y al gato, hasta que el tiempo se agotó, llegó Alaba y el sevillano se vio fuera. Calculó mal sus fuerzas y se vio fuera del equipo que le había convertido en estrella, y lo peor, no tenía destino.

El París Saint Germain sabía lo que había. Y le ofreció 2 años, por 12 millones de euros y el jugador de Camas tuvo que aceptar. Error total. Nunca se ha integrado. No sabe el idioma, no reconoció al llegar cual era su estadio en la capital parisina. Ha estado lesionado todo el año y para remate, su Real Madrid juega de nuevo la gran final, donde podría haber estado…

En el mismo equipo parisino, hay otro ejemplo de ‘error’, es Messi. El argentino se quiso ir del Barça, por el anterior presidente Bartomeu, y surgió aquel episodio lamentable del burofax. Después se tuvo que quedar un último año; con salida de presidente, llegada de Laporta y cambio de filosofía del club. Pero ya era tarde, la brecha económica abierta era tan grande que era insostenible que Leo se quedara cobrando ese dineral. Y tras un período de esperanza, el argentino se marchó al fútbol francés. Error.

Y vuelvo a citar el anterior párrafo:

Error total. Nunca se ha integrado. No sabe el idioma, ha estado lesionado todo el año. Y para remate, su padre y representante, al llegar a la ciudad Condal, y al preguntarle sobre si volvería el ‘10’ a casa, dijo un clarividente: Ojalá…

Un tercer caso de ‘error’, es el trotamundos de Cristiano Ronaldo. Cuando al terminar la final de la Champions en Kiev; Ronaldo de una mala manera, comunicó su decisión de irse. Comenzó a equivocarse. En su caso, fueron los impuestos de Hacienda. El pretendía que el Real Madrid se hiciera cargo de ellos, pero no fue así. Y eso hizo que el portugués pensara en la opción de Turín. 100 millones de euros pagados por los italianos terminaron con el romance de CR7 con el Madrid. Error…

Y en Italia, el portugués se encontró con un proyecto grande dentro del país transalpino, pero insuficiente para alcanzar la gloria de la Champions. Y al poco tiempo surgió la noticia de que quería regresar al Real Madrid. Y decidió volver si; pero al Manchester United. Allí tampoco ha encontrado el paraíso. Un club inglés que sufre una continua autodestrucción, y que por más que lo intenten, el futuro no termina de ilusionar.

Y no puede faltar en el repaso de los errores, Neymar. El brasileño, al cual nunca sabremos cual fue la cantidad exacta que le costó al FC Barcelona, ficharlo de Santos; 100,150… Se endiosó en el club catalán, junto con Luis Suárez y Messi. Hasta que un moscardon le calentó el oído y le dijo que no debía de estar a la sombra de nadie. Y el París Saint Germain, haciendo alarde de músculo financiero, lo fichó por 222 millones de euros. Error…

Error para todos. A repetir de nuevo lo escrito… Error total. Neymar nunca se ha integrado. No sabe el idioma. Ha estado lesionado muchos meses en muchas temporadas…

Pero en este caso también fue error del PSG, por fichar a un jugador poco profesional, que a los meses también deseaba volver a Barcelona. Y para el Barça, también error; porque ese fue el principio del fin. Se fichó con esa cantidad de dinero a Coutinho por 160 millones de euros y a Dembélé por 120 millones de euros… Errores.

Errores de ego, de perspectiva, errores de creerse dioses en olimpo ajeno. Errores de creerse únicos e irremplazables.

Un error clásico. Di Stefano salió del Madrid por creerse más que el club y Don Santiago Bernabéu y terminó en el Espanyol. Ahora, su alumno aventajado Florentino Pérez, hace una política similar. Y el que se considere mal pagado, o que crea que podría vivir aún mejor en otro destino; pagando un traspaso, puede irse.

Lo ocurrido con estos errores debe servir de reflexión. No sólo hay que valorar el dinero en la vida. Hay aspectos más importantes como el papel dentro del club, leyenda dentro y uno más fuera, o la integración de la familia del futbolista en el ámbito social del día a día.

Lo demás son errores…

Carlos Navio Villalobos
Colaborador de Diario Deportivo CR, radicado en Madrid-España.