fbpx
viernes, agosto 19, 2022
Fútbol InternacionalOpinión

El Barça entre palancas y humo

114views

Verano 2022, verano decisivo. El FC Barcelona, tras no ganar nada y ver como su máximo rival ganó la Champions, afronta un verano de vital importancia para el destino del club.

Desde que Xavi cogió la “Xavineta”, el aficionado culé ha ido soportando todas las desgracias del club con unas inmensas tragaderas, siempre pensando que iban a mejor, poco a poco. Salir de la supuesta época negra de Koeman hacia un equipo que vuelva a hacer disfrutar como hacía la era Guardiola. Y digo supuesta, porque con el técnico holandés, se ganó una Copa del Rey. Con el de Terrasa nada hasta la fecha.

La culpa no es de Xavi, por el momento. Pero como no lleguen resultados en la 22/23 si lo será. El aficionado de un club grande no se caracteriza por tener paciencia.

Y el problema real no está en los banquillos sino en la presidencia. Primero Bartomeu, que dejó al Barça sin un duro. Y después Laporta, que vende humo constantemente. Ya son demasiadas ilusiones que no se materializaron ni se materializan.

Primero y lo más duro fue Messi. Convenciendo a todos de que se quedaría en la entidad, sabiendo todos lo que sucedió finalmente.  Y ahora es el primero en fomentar nombres en la prensa, de nuevos futbolistas y de momento no llega nada.

El problema económico heredado es importantisimo. De ahí, la activación de las llamadas ‘palancas’; la venta de activos del club a empresas privadas, para intentar paliar la maltrecha economía. Se calcula que el resultado de beneficios de estas operaciones es de 500 millones de euros.

Pero aún así, el mercado sigue cerrado para el Barcelona. El problema es que los salarios son muy elevados. El llamado fair play financiero y la regulación de estos lleva mucho tiempo. Sergi Roberto es el último ejemplo, de reajuste salarial, al renovarle. De casi 20 millones reales que cobraba a 5 millones. Umtiti al renovarlo en enero, se le ajustó a un sueldo más real a su calidad y aportación.

También es justo decir que hay equipos europeos; City, PSG y Chelsea, que no tienen ese sufrimiento. La UEFA miró y mira para otro lado. A sus ‘amistades’ lo que quieran.

Ahora es verano, ilusión es la palabra. Ilusión por ver a un nuevo jugador vestir tus colores. El Clan Laporta está utilizando esta ilusión para hablar de jugadores, que no terminan de llegar.

Lewandowski es el jugador que más ilusiona. El Bayern no quiere que se vaya pero si hay que venderlo, el precio real son 50 millones de Euros. El Barça intenta pagar una cantidad muy limitada, 25 millones de euros + bonus… 30 millones + incentivos…

La realidad es que el equipo bávaro se ríe de las ofertas, como también lo hace el Leeds United con Rapinha o el Sevilla con Koundé… En todos los casos lo mismo. Mucho deseo y poco money. ¿Que ocurre al final? Que acaban fichando por otros clubes o renovando por los clubes donde están, mejorando la ficha.

El mensaje es claro, nadie ficha por el Barcelona o por otro club, por ser el club de sus amores. Sino, porque la mejora económica es considerable y el club gana un dinero muy aceptable en el traspaso.

Esta próxima temporada el Barcelona se juega mucho prestigio. No puede convertirse en un Milán o en un Benfica, en un equipo con sólo nombre y ser un fantasma en los terrenos de juego.

Y también se juegan su prestigio Xavi y Laporta. Xavi si sale mal, será el primero en pagar los platos, y el siguiente aunque intentará sacar excusas será el presidente. 

Los años post Messi son y serán muy duros para el Barcelona. De cómo sea de dura esa escalada de montaña, dependerá de ver la situación en su realidad y no vender humo y depender de unas palancas poco claras.

Carlos Navio Villalobos
Colaborador de Diario Deportivo CR, radicado en Madrid-España.