fbpx
Lunes, septiembre 27, 2021
FútbolFútbol Nacional

El Monstruo remontó y envió al paredón a la “Yiyoneta”

57views

El Deportivo Saprissa estuvo abajo en el marcador 0-2, pero las variantes tácticas  y la sed de triunfo fueron claves en la victoria.

Ayer por la noche en San Juan de Tibás, el Deportivo Saprissa volvió a demostrar su casta y venció 4-2 a Liga Deportiva Alajuelense, en un juego que tuvieron cuesta arriba y en el que una vez más, los morados mostraron más ambición y actitud por la victoria.

Pese a que el panorama del clásico inició algo turbio para los morados, gracias a los contragolpes y al doblete de Adrián Alonso Martínez a los minutos 7`y 24`,  la desesperación no se apoderó del técnico morado. Todo lo contrario, Mauricio Wright realizó varios cambios y ajustó en la parte táctica.

El Monstruo consiguió el descuento al minuto 41` por la vía del penal, tras una falta infantil de Giancarlo González en un error grosero en salida del equipo manudo. Ese descuento fue clave en el partido.

Luego en la etapa complementaria el Saprissa fue otro equipo.  Mentalmente, con deseos de victoria, con ambición de empatar y consumar una remontada, y así fue. Al 55` Kendall Waston sacó provecho de su estatura y de la complicidad en la marca de la zaga rojinegra, 2-2.

Los tibaseños eran mucho más en el terreno de juego y mientras transcurrían los minutos, daba la sensación de que el gol morado caería, era solo cuestión de tiempo. Tras un gran servicio de Mariano Torres, Jossimar Pemberton con una potente volea venció a Moreira e hizo realidad la remontada al minuto 85`, tras una marca deficiente de Alexis Gamboa.

La zaga central de Alajuelense da pena. Tanto el “Pipo” como Gamboa se vieron muy mal, lentos, con poca lectura y timing para leer los pases filtrados, no pudieron agrandar la cancha ni tampoco ser eficientes en las coberturas. Pese a que Fernán Faerron hizo un gran esfuerzo como lateral, él junto con el mexicano deben conformar la defensa central rojinegra, los experimentos pueden funcionar en determinados juegos, esa es la realidad.

Y para sellar la victoria, el capitán morado aprovechó un mal despeje de la zaga rojinegra y con un potente remate cruzado, envió la pelota al fondo para sentenciar el clásico 4-2 a favor del Monstruo que, con fútbol, coraje y entrega, sacó un clásico que por los primeros 40 minutos de juego, parecía imposible, pero el fútbol acaba hasta que el árbitro pite y ayer una vez más, se demostró.

Luis Antonio Marín quedó debiendo en el planteamiento táctico y en las variantes, no tuvo capacidad para sostener la ventaja y tampoco para al menos sacar un punto de La Cueva. Ayer, aunque el estratega no lo reconociera en conferencia de prensa, Mauricio Wright le ganó la partida y a final de cuentas, un clásico más se tiñó de morado.

Foto: Prensa Saprissa.

Steven Ramírez
Apasionado del deporte desde muy corta edad. Ha ejercido el periodismo durante los últimos 10 años de manera ininterrumpida, acumulando diversas experiencias en el ámbito político, judicial, económico y en el desarrollo de proyectos.
P