fbpx
sábado, septiembre 26, 2020
Opinión

“EL ÍDOLO”

323views

“Si no nos mata el coronavirus, nos va a matar el hambre” (Miguel Ángel Revilla. Pte. Cantabria).

Columna “Mano a Mano”, Juan Luis Hernández-Fuertes.

La pandemia arrasa de forma cruel, indiscriminada y devastadora en el planeta tierra. No hay quien la detenga. La única forma de derrotarla es huir al confinamiento y esperar a que pase, dejando en el camino lazos de sangre y luto.

En Costa Rica, más de 500 mil personas están en grave situación de riesgo, no solo por la bacteria, si no por el hambre ante la carencia de recursos e ingresos. Y de ellos, el 70% de los hogares están en manos de mujeres, que en esta oportunidad no pueden salir a trabajar, vender o gestionar ingresos; a ello sumarle los empleos informales de otros tantos trabajadores.

Los chiquillos se fueron a las casas. Por su parte, el MEP (Ministerio de Educación Pública) reparte a los alumnos que tenían comedor, 1 paquete de alimentos para veinte días, cuyo valor es aproximado de 22 mil colones.

Posiblemente esa sea la única comida, que ingrese en el hogar de estos jóvenes estudiantes, mientras dure el confinamiento. El gobierno, por su parte, busca soluciones, entre aquellos asalariados, patrones, empresarios, etc., pero se les escapa ese otro numeroso ejército abrazado a la pobreza.

Los grandes ídolos y personajes se han adelantado a donar sumas millonarias, para que organizaciones no gubernamentales, les hagan llegar estos insumos a aquellos que más los necesitan. Ejemplo el de Cristiano Ronaldo, Messi, Guardiola, futbolistas del Real Madrid, Atlético de Madrid, etc. Ídolos todos ellos, Y, al igual, que Neymar Jr. y Thiago Silva, del PSG.

Keylor Navas desobedeció las recomendaciones del gobierno francés y del propio club, para viajar a Costa Rica junto a su familia, su mujer Andrea Salas y tres hijas. El portero del PSG, según ESPN, alquiló un avión privado (Jet de lujo) por el que pagó hasta 200.000 euros (cambio oficial: 635,49 CRC)

Según informó ESPN, “el tico” partió a Costa Rica por “precaución y para darle tranquilidad a su familia”. “Hay que escuchar las indicaciones de nuestras autoridades y juntos salgamos adelante”, luego dijo en su perfil.

Keylor Navas ( 15 de diciembre de 1986), contaba con orgullo, su procedencia humilde: “Me pagaban el pasaje del bus a la capital. Luego en San José me dejaron una habitación y me ayudaban. Solo vivía para ir a entrenar al Saprissa, en sus ligas menores”. El sueño del 1er equipo se produce por el 2002, con 18 años. Y es entonces cuando recibe un primer salario, que le permite empezar a vivir del fútbol (su única cualidad o profesión).

No cabe la menor duda que con esos 200 mil euros (en avión comercial le habría costado el pasaje 5 mil euros, ida y vuelta) se podría dar de comer a 1000 familias, durante tres meses. Eso sería un enorme gesto de solidaridad del ídolo.

¡Qué dicha es tener a ídolos tan solidarios, que NUNCA OLVIDAN, su procedencia humilde, ni tampoco de aquellos generaleños o costarricenses que necesitan `una mano amiga´”!

Esa misma o parecida a la que le tendieron a él (Keylor), cuando viajaba de San Isidro de El General a San José y le pagaban los pasajes. O la “mano amiga” que le abrió las puertas de su casa y le mantenían en una habitación humilde, mientras participaba en las Ligas Menores de D. Saprissa. U otra “mano amiga” que le llevó a España, para militar en el entonces humilde Albacete Balompié.