fbpx
lunes, octubre 19, 2020
Opinión

“AD HONOREM”

154views

¿Qué les habrá hecho el deporte, que le hacen tanto daño? (Augusto Pila).

Mano a Mano, Juan Luis Hernández-Fuertes.

¡Qué raro, no les interesa la excelencia en el deporte! ¿Que intereses existirán, detrás del escenario, que siendo el Comité Cantonal de Deportes de Cartago un organismo que se rige “ad honorem”, tantos “novios-as” tiene? 

La pregunta que sigue es la siguiente: ¿Entre los oferentes a ocupar uno de los 5 puestos del ente director de la institución deportiva cartaginesa, alguno tendrá titulación deportiva, experiencia en administración u organización deportiva, conocimiento de las diversas etapas en que se maneja el deporte, a nivel de ocio, recreación, salud, competición o élite?

La respuesta es ¡NO! Aunque en realidad eso no importa, ya que de lo que se trata es de tener a personas afines a las intenciones de los gobernantes, que se presten para ejecutar todo tipo de actividades, ojalá solo deportivas. Claro que el Comité Cantonal de Deportes de Cartago tiene una sede social (Polideportivo de Cartago) que es envidia nacional. Sus instalaciones de primer nivel y en él todos los deportes tienen una excelente casa club dónde practicar, entrenar o competir.

Sin embargo, Cartago, a pesar de las facilidades, los miles de millones que van a la Caja del CCDyR de Cartago, para emplearlos en el desarrollo deportivo, tal parece que no han sido bien gastados, desperdiciados o mal utilizados e indebidamente justificados. No en vano en los Tribunales de Justicia hay un expediente, pendiente de que los Jueces determinen el grado de delito, si existió.

Hoy es un día clave en Cartago. Los poderes han echado el resto. La distribución de los puestos del Comité Cantonal de Deportes está en etapa de estudio y votación. Asociaciones de Desarrollo, Deportivas y otras, han presentado sus candidatos. En los currículos se descubre el grado de analfabetismo deportivo existente en un porcentaje elevado de los candidatos; sin embargo, todos están perfectamente designados para cumplir sus funciones.

Lo peor del caso es que estas no tengan nada que ver con lo que en realidad debe activar este enorme mastodonte que permanece anclado, a la vista de los pésimos resultados deportivos obtenidos tanto en Juegos Nacionales como en otras disciplinas. Es una ironía que a raíz de la inauguración del Polideportivo de Cartago en Juegos Nacionales de años atrás, fue perdiendo su hegemonía, quedando actualmente detrás de incluso cantones, ni siquiera provincias en el medallero final, para vergüenza de los cartagineses.

En mi caso, el aporte, la titulación, idoneidad, experiencia, capacidad, independencia y altruismo parecen no ser tenidos en cuenta para nada. 

¿Cuál será entonces el interés oculto en poner a empíricos al frente de tamaña institución? Se lo dejo de tarea a los lectores.