fbpx
viernes, agosto 19, 2022
FútbolFútbol InternacionalOpinión

Reflexiones sobre el primer clásico

73views

Se disputó el primer clásico de cara a una temporada en la que el conjunto azulgrana ha logrado dar importantes golpes de mercado.

El partido que se ha disputado en Las Vegas, en los Estados Unidos, entre el FC Barcelona y el Real Madrid, ha sido sólo un primer partido de exhibición; un primer gran entrenamiento con público para preparar el próximo curso, y los aficionados, no debemos tomar decisiones precipitadas de lo que se ha visto; tan pronto…

Aunque hay cosas que si se intuyen. Se intuye que por fin, este próximo curso el Barça va a volver a ser el gran Barça de siempre. Por poco bien que vaya el rumbo de la `Xavineta` y los grandes jugadores, que ahora sí tiene el equipo azulgrana, se entiendan y se compenetren, este conjunto sí que va a pelear con argumentos por estar arriba.

Los dos puntos débiles de este equipo bajo mi punto de vista, es la falta de jugadores defensivos o por lo menos la falta de Koundé, que haga colocar a los jugadores defensivos en donde realmente deben jugar. Y para mí, el segundo punto débil, y lo diré hasta la saciedad, es que Piqué, Busquets y Alba continúan en este Barcelona de renovación, y deberían estar fuera.

Piqué pareció un fantasma en el segundo tiempo que participó y Busquets lento de reflejos; estuvo en los dos momentos de tensión del encuentro, y fue por su lentitud de movimientos. O ellos asumen y el club asume que son reservas de los titulares, o el conjunto culé tendrá problemas.

Lo positivo del Barça fue Raphinha, que fue la luz propia de este nuevo proyecto. Y la lucha sin tregua que aportó y aportará Lewandowski al equipo. Y los minutos que jugó Ansu Fati, jugador que sabemos de su enorme calidad, pero habrá que rezar para que le respeten las lesiones. Ojalá tenga suerte.

En el Real Madrid, se vio que Courtois sigue siendo el guardameta número uno del mundo, y detuvo de nuevo lo imposible. En la portería, el conjunto blanco tiene un seguro de vida.

Y lo que no gustó, fue la posición extraña de Rudiguer, en un lateral donde no se le vio cómodo. La desaparición de Hazard, durante todo el tiempo que jugó, aunque se le quiera resaltar de nuevo su imagen de gran jugador, de todas las maneras posibles, da la razón a los que opinan que se queda en el campeón de Europa porque no hay ofertas reales por él. Y jugar de falso nueve, no es una buena alternativa a Benzema.

Benzema es insustituible. Jovic y Mariano han fracasado, Borja Mayoral se va y el Madrid haría bien en contratar a un sustituto natural para el francés. A pesar de Vinicius y de Rodrygo, el gol madridista a lo largo de una dura temporada, con Mundial incluido, debe ser asegurado.

Y lo que peor impresión me dio de la derrota madridista, fue la reacción de Ancelotti, de volver a contar con la vieja guardia en el segundo tiempo para intentar empatar. Tchouaméni, que jugó un gran encuentro, no encontró complicidad en Valverde y Camavinga. Y la entrada al terreno de juego de los eternos, Modric y Kroos, da una impresión de que a pesar del gran talento de la juventud, cuando hay que hacer gestas y remangarse las mangas; se vuelve a contar con los dos siempre, con los dos héroes del centro del campo, incombustibles.

Son solo pequeños apuntes. Aún queda mucho verano y seguro que estos flecos se solucionarán. Lo que sí es claro,  es que la liga española volverá a tener los dos grandes, con las mismas aspiraciones y máximas posibilidades para ambos. Una bendición, para el aficionado al fútbol.

Carlos Navio Villalobos
Colaborador de Diario Deportivo CR, radicado en Madrid-España.