fbpx
miércoles, diciembre 1, 2021
FútbolFútbol Nacional

El Monstruo dio la estocada, eliminó a Alajuelense y está en la final

287views

El equipo morado consiguió empatar 2-2 en el Morera Soto y con un marcador global de 6-5, dirigidos por Mauricio Wright son finalistas.

Dice aquella famosa frase “no se repartan nada mientras Saprissa esté vivo” y ahora, más que nunca, ha vuelto a tomar validez tras la clasificación del Deportivo Saprissa a la final del Clausura 2021, luego de conseguir un empate 2-2 frente a Liga Deportiva Alajuelense en el estadio Alejandro Morera Soto, resultado que dio a la postre un marcador global de 6-5 a favor de los tibaseños.

El partido fue tal y como se esperaba, de dientes apretados. Alajuelense buscó anotar en los primeros minutos mientras que el Saprissa cuando tomaba la pelota, intentaba llevar peligro al marco rival por medio del contragolpe.

Y pues bueno, hay jugadas que marcan el rumbo de un partido y de una serie, ayer por la noche no fue la excepción. El domingo falló en la primera anotación por atacar el balón con mala técnica y ayer, Leonel Moreira, se vistió de villano, pues en una jugada absolutamente intrascendente, agredió en el área a Mariano Torres con un codazo, fue expulsado y además, penal para el equipo tibaseño, apenas a los 23 minutos. Imperdonable lo de Moreira.

Ingresó Mauricio Vargas por Yurguin Román. Christian Bolaños tomó la pelota y con un remate certero, venció a Vargas, 0-1 en 26 minutos. Gracias a esta anotación, Alajuelense debía anotar dos goles para poder avanzar a la final.

Al minuto 36, fueron los visitantes quienes estuvieron a punto de aumentar su ventaja. Jimmy Marín hizo toda la jugada correcta, velocidad y picardía por el sector izquierdo, pero cuando quedó frente al marco estrelló su remate en el vertical, se salvó Alajuelense.

Al minuto 38, Wálter Cortés vio la tarjeta roja por acumulación de tarjetas amarillas. El joven lateral morado pecó de inexperto, no permitió que Mauricio Vargas ejecutara un tiro libre y Henry Bejarano, deseoso de ser protagonista, no desaprovecho la ocasión para mostrar la tarjeta amarilla (acumulación) y roja.

Y al minuto 42, inició el espectáculo de Henry Bejarano. En un saque de esquina manudo, Daniel Arreola anotó de cabeza pero el árbitro central señaló una falta de penal, segundos antes de que la pelota ingresara. Pese a eso, cambió de decisión, decretó el remate como gol válido, luego se arrepintió y sancionó el penal.

Bryan Ruiz con remate raquítico volvió a fallar a la hora grande. Aarón Cruz le dijo no una vez más, le detuvo el remate al capitán quien, en el rebote, envió la pelota por encima del horizontal. Así fue como Alajuelense pasó de haber empatado el partido a la desazón de volver a fallar una oportunidad inmejorable para meterse en el juego y eso, en este tipo de series, se paga muy caro. Ruiz ya había fallado desde los 11 pasos el domingo en Tibás, pero se tuvo confianza y defraudó.

Etapa complementaria, Bejarano y su show. Inició la etapa complementaria y apenas al minuto 46 se decretó un nuevo penal a favor de Alajuelense, esta vez tras una falta clara sobre Fernán Faerron. La responsabilidad la tomó Daniel Arreola. El azteca estrelló su remate en el vertical pero en el rebote logró anotar y puso así el empate para Alajuelense, 1-1.

Se generó un completo show protagonizado por Henry Bejarano y su asistente, pues primero señalaron doble control por parte de Arreola e invalidaron la anotación (recordemos que con el cambio de regla, si el remate desde el punto de penal se estrella en alguno de los postes y el balón no hace contacto con el portero, se debe anular la siguiente acción y por lo tanto, cobrar un tiro libre indirecto a favor del equipo que se encuentre defendiendo). Luego de este espectáculo, el árbitro validó el gol y continuaron las acciones del juego. Al final, luego del ridículo, terminó haciendo bien el silbatero pues la pelota rozó ligeramente al guardameta morado, tras observar detenidamente, una y otras vez, las repeticiones ofrecidas por FUTV.

Al minuto 64 Mauricio Wright realizó dos variantes. Ordenó el ingreso de David Guzmán y Orlando Sinclair, por Michael Barrantes y Daniel Colindres. Dos minutos más tarde, Mariano Torres estuvo a punto de anotar un verdadero golazo de tiro libre, pero Mauricio Vargas realizó una intervención de gran mérito e impidió el gol morado, tanto en el remate directo como en el rebote, tras el disparo de Jimmy Marín.

Y prácticamente, en la jugada siguiente, tras un potente remate de Fernán Faerron, Aarón Cruz realizó una buena tapada pero el rebote quedó a placer en los pies de Alonso Martínez, quien sólo debió enviar la pelota al fondo, 2-1 a favor del equipo manudo que estaba consiguiendo el objetivo.

Sin embargo, el partido estaba abierto, daba la sensación de que cualquier cosa podría pasar y así ocurrió. Al minuto 79, tras una gran jugada de Mariano Torres, David Guzmán remató con su pierna izquierda y venció a Mauricio Vargas quien pudo hacer muchísimo más en ese remate, pero al final la pelota terminó en el fondo, 2-2.

Saprissa acariciaba la final con este resultado. Los últimos minutos de juego fueron de mucha tensión, Alajuelense volcado hacia al frente buscando el gol que le permitiera avanzar, mientras el Saprissa replegaba y buscaba, con el último aire, contragolpear. De hecho, Jimmy Marín estuvo cerca de sentenciar en una contra, pero Arreola hizo la cobertura y envió la pelota al saque de esquina.

Tras nueve minutos de reposición, Henry Bejarano sonó su silbato y decreto el final del compromiso. El Deportivo Saprissa lo hizo, volvió a sonreír en el Morera Soto y dejó tendido a un Alajuelense que, una vez más, se cayó a la hora grande. El equipo comandado por Andrés Carevic quedó retratado en dos partidos y dejó escapar la posibilidad de lucha por su título 31.

Al final, de absolutamente nada le sirvió el invicto en la fase regular a la escuadra eriza. “La Máquina Rojinegra” en el tramo final y más importante se descarriló. Los manudos echaron por la borda todo lo conseguido 22 fechas atrás, por donde quiera usted verlo, fracaso abismal.

Por su parte, el Saprissa que clasificó de cuarto lugar y por gol diferencia, ese que acumuló 11 juegos sin ganar, que tuvo tres técnicos en el mismo certamen y que apenas consiguió un 43% de rendimiento, está hoy en la final, con la posibilidad de conseguir su corona número 36.

Los partidos hay que jugarlos, esa la máxima del fútbol.

Fotografía: prensa Saprissa.

Steven Ramírez
Apasionado del deporte desde muy corta edad. Ha ejercido el periodismo durante los últimos 10 años de manera ininterrumpida, acumulando diversas experiencias en el ámbito político, judicial, económico y en el desarrollo de proyectos.
P