fbpx
lunes, diciembre 9, 2019
FútbolFútbol InternacionalOpinión

#ForBanglaKids nos da una lección de vida

180views

Daniel Colindres encabeza una campaña admirable en Bangladés.

El futbolista costarricense Daniel Colindres, excapitán del Deportivo Saprissa y seleccionado nacional, juega actualmente en la liga profesional de fútbol de Bangladés. El delantero nos ha mostrado una faceta realmente digna de admirar y resaltar.

Mientras se desempeña como legionario en el sur de Asia, Colindres ha iniciado una noble causa junto a su esposa. Se trata de #ForBanglaKids una campaña con la cual, a través de donaciones de dinero, se pretende brindar una mejor calidad de vida a 120 niños que viven en pobreza extrema en este país que supera los 167 millones de habitantes.

Contrario a lo que podría pensarse de una experiencia en el extranjero, en la cual se conoce la cultura, países aledaños, gastronomía, tradiciones, entre muchos otros aspectos, el costarricense no se ha supeditado únicamente a vivir ese tipo de experiencias como turista, sino que ha convertido esta oportunidad que la vida le ha dado para llevar a cabo esta causa, la cual aplaudimos, celebramos y por ende, apoyamos con la difusión.

“$1son 84.87 taka, que es la moneda de acá. Si donaste eso ya tenemos DOS COMIDAS al día para un(a) niño(a). Así de importante son esos 586 colones. Gracias!”, expresa Colindres en su cuenta oficial de Twitter. ¡Qué dosis más cruda de realidad!

Un dólar –insignificante para muchos- podría dibujar sonrisas, alivianar la carga y sobre todo, mejorar y llenar de esperanza a un niño (a). Cómo nos hace falta valorar realmente lo que tenemos.

Colindres ha despertado con su campaña, la solidaridad y ese verdadero amor al prójimo que tanta falta nos hace hoy en día. Nuestra sociedad vive consumida en estrés, desencuentros, luchas sin sentido, preocupándose quizá por muchas cosas que no valen la pena, mientras podemos dar un giro, disfrutar la vida con paz y sembrando semillas que a su tiempo, sí darán buen fruto.

Diario Deportivo CR se une a esta campaña, porque definitivamente el fútbol a veces, como en esta ocasión, ha sido la excusa perfecta para que Daniel junto con su esposa y el apoyo de muchos ticos y de todo aquel que quiera sumarse, logre marcar una diferencia y un impacto positivo en esos pequeños que, aunque no comprendan ni merezcan enfrentar la vida de esa manera, hay una luz que poco a poco les comienza a alumbrar y esperamos, de todo corazón, que día tras día aumente porque sus rostros deben irradiar felicidad y mucha, mucha esperanza.