fbpx
martes, enero 18, 2022
FútbolFútbol InternacionalOpinión

2022 el año de los sueños barcelonistas y de tener los pies en la tierra

63views

Comienza un año más que convulso para el equipo blaugrana, ese que aún no se recupera de la partida de Lionel Andrés Messi.

Joan Laporta, Xavi Hernández y lo que es la cúpula azulgrana han escrito varias cartas a los Reyes Magos. Si Santa Claus trajo a Ferran Torres, a los reyes del lejano Oriente les ha llegado una carta enorme, con miles de deseos y de anhelos, pero todos ellos se pueden resumir en una sola palabra: ilusión.

Joan Laporta en sus primeras palabras del 2022 ha dicho un enérgico: “Que nadie se olvide que hemos vuelto” y eso no es más que ratificar la palabra ilusión. Unos llaman a eso vender humo y que solo sabe usar su verborrea para ganar tiempo al tiempo.

Messi fuera del Barcelona, el equipo eliminado de la Champions, fichajes muy básicos, economía muy limitada… y en cambio parece que el positivismo debe ser la bandera de todo el proyecto y que los buenos tiempos volverán muy pronto. Sin un proyecto económico claro y sin miras de cómo las arcas volverán a llenarse, el único clavo que se agarra el barcelonismo en este arranque del 2022, es en el gran sentimiento culé de su presidente y de su entrenador. Así como de jugadores como Piqué o Busquets, que son muy barcelonistas pero que sus tiempos ya pasaron.

Es tiempo de ilusionarse ¿Por qué no? Pero también de tener los pies en la tierra. Ha llegado Ferran Torres y es muy posible que en las próximas horas llegue Álvaro Morata. Pero quizás la mejor noticia, es que se puede ir Coutinho, el traspaso más caro de la historia culé, Dembelé que no quiere renovar y se le está intentado sacar algo de beneficio como sería un trueque con Martial del United, y ojalá también encuentren la puertinvierno de Luuk De Jong, Samuel Umtiti y Clement Lenglet que se han convertido en auténticos lastres.

Al final de este mercado de invierno se verá como queda la plantilla hasta final de temporada. Pero más que ilusionarse por las llegadas, hay que alegrarse por las salidas y también intentar acabar la temporada lo más digno posible. La Liga se acabó en la época Koeman,  la Europa League debe ser objetivo siempre con mucho respeto al Nápoles y la Copa del Rey es un buen trofeo pero el ganarla no te deja del todo contento siendo seguidor de un club tan grande.

Hablar de Halaand no me parece correcto. A mí particularmente me encantaría que se produjese su fichaje y el de Mbappé por el Real Madrid. Y así revivir el pique sano y deportivo entre culés y merengues como hemos vivido en las últimas dos décadas con Messi y con Cristiano Ronaldo. Pero ahora mismo es demasiado caro, y como advirtió Javier Tebas presidente de la Liga, si hay dinero para grandes operaciones, también lo debe haber para paliar el déficit económico de las arcas del club, así como poder establecer definitivamente un buen control en la balanza de los salarios de los futbolistas.

El FC Barcelona respira mejor aire que en la era Bartomeu, por supuesto. Pero se debe de confirmar ese buen olor a colonia, del ambiente con un color de títulos, con un color a sonrisa, con un color a felicidad.

Laporta debe de encontrar a su Ronaldinho 2.0, porque su Guardiola 2.0 cree haberlo encontrado en Xavi. El tiempo y el balón decidirán si vivimos ilusión solo o el principio de un nuevo gran tiempo culé.

El fútbol, la liga y para el bien de todos,  necesitamos un gran Barca, un Barcelona fuerte, un equipo que vuelva a ser más que un club.

Carlos Navio Villalobos
Colaborador de Diario Deportivo CR, radicado en Madrid-España.
P